Tango, Buenos Aires 2020.

Néstor Pellicciaro

Quería escribir todo...

De Claudiu Grosaru, Rumania.
"Quería escribir todo. En un articulo. Quería hacerte saber que iba a ser un repollo. Pero me di por vencido. Tal vez haga un repollo de los siguientes artículos, pero no de este. Porque tengo una razón especial: escribiré sobre dos personas que amo y respeto mucho.
 
En diciembre de 2013, conocí a Néstor. Solo me llevó unos minutos ver que era un hombre especial. Inteligente, bromista, ordenado, refinado. En tres meses lo descubrí como profesor. Con un ojo implacable para cualquier error, con una didáctica orientada a hacer y no decir, con muchos y repetitivos ejercicios, destinados a hacerte comprender la esencia tú mismo. Creo que Néstor es ese maestro que solo aquellos que han pasado por un entrenamiento duro, como artes marciales, ballet ... pueden entender.
 
Fue una gran alegría volver a verlo este año. Y la alegría se duplicó cuando lo vi enseñando en conjunto con otro hombre al que no había podido contactar hace seis años, aunque realmente me gustaba en el milonga - Blas. Pero sobre Blas, un poco más tarde.
 
Como esperaba, como si fuera mi hermano en la enseñanza, Néstor comenzó, por supuesto, con críticas ... El paso lateral del "motociclista", la pelvis demasiado hacia adelante, el centro demasiado bajo, la falta de altura de baile, el uso excesivo de los tacos .... pfuuu! En su mayor parte, había fallas que había visto en mi filmación. Otros, sin embargo, los he desarrollado y considerado deliberadamente como elementos de estilo personal. No sé, tal vez hay cosas que no estoy listo para cambiar.
 
En general, Néstor es un hombre de buen corazón y puede ser el mejor amigo del mundo, pero sigue siendo uno de los maestros más exigentes de Buenos Aires. Admito que se las arregló para hacerme apretar los dientes, o derramar lágrimas de resentimiento, algunas veces, pero hay cosas que solo cambias cuando te sacan de tu zona de confort. Espero poder enviarle, en un momento, un video en el que no verá errores… 
 
Pero estoy mintiendo, espero que vea la mayor cantidad posible, para que tenga algo en lo que trabajar y corregir.
Blas Catrenau Maestro Milonguero
Blas es un milonguero. Lo admiré muchas veces en 2014. Un hombre que siempre ves en la patrulla, adicto al baile. Tiene un estilo personal que se destaca fácilmente. Incluso tiene una muy buena filosofía de navegación. En resumen, un hombre con el que quería conocer y aprender. Bueno, parece que tuve suerte. Y como extra, descubrí a otro hombre con un gran corazón, amable, atento, modesto.
 
De Blas aprendí (espero) algunas estructuras tradicionales. También aprendí que tienes que escuchar a la mujer (¡sic!) Y dejarla bailar, pero también que tiene que imponer su baile. Y me contó sobre tomar altura en el baile y sobre la postura. Admito que descuidé mucho el look. He practicado durante mucho tiempo con compañeras de baja altura y tiendo a estar a la altura. Hasta ahora, nadie me ha explicado cómo puedo conciliar la diferencia de altura. Pero, por supuesto, la respuesta era obvia: un abrazo.
 
Aprendí mucho sobre los abrazos de Blas. Por supuesto, y él me sacó de mi zona de confort. Me ha dado mucho que pensar durante muchos años. El primero de ellos es "control versus libertad, en un abrazo".
Lo que me intrigó mucho y me hizo pensar mucho fue la musicalidad. Había notado el minimalismo de aquellos en Buenos Aires, pero ahora un excelente maestro me guió a bailarlo.
 
En la época de Buenos Aires 2020, con Nestor entendí que no debía bailar linealmente en el aspecto rítmico, seguir la línea melódica sacrosantamente, respetar los descansos, establecer dinámicas a través de aceleraciones y ralentizaciones, no comenzar en el primer paso, para también escuchar la música y a la mujer, etc.
 
Junto con los enseñados por Blas, noté un terrible cambio de paradigma entre los argentinos y nosotros: la ruptura. 
 
No, los muy buenos bailarines en Argentina no buscan el descanso, no respetan el descanso, no bailan el descanso, como lo intentamos. Para ellos, el descanso es natural. No tienen prisa, no quieren bailarlo todo. Para ellos, el descanso es el tango. Después de todo, ¿por qué querrías ser un instrumento de orquesta que toque todo el tiempo? ¿No es mejor cuando puedes disfrutar de la música, trabajando menos? Esas dos palabras, que Blas seguía diciéndome, "tranquilo" y "suave", adquirieron un significado especial para mí. No sé si podré separarme de la idea de bailar todo, pero prometo tratar de entender estas dos nociones.
Quería compartir un poco de mi experiencia con estas dos personas especiales. Fueron extremadamente cálidos y amables con nosotros, pero también muy buenos maestros. Muchas gracias y espero algún día cumplir con sus expectativas.
 
Hasta aquí todo bien. Todavía tengo historias de Buenos Aires, con gente maravillosa de allí, pero todo a su debido tiempo.
Compartir
Twittear
Compartir
Pin