¿Qué es el Tango?

Marcelo Solis y Sofia Pellicciaro bailan Tango

"El Tango es la vida"

¿Qué quiere decir esta frase?

Sugiere que aquellos que no bailan Tango no saben qué es la vida, que no viven.

¿Puede tener sentido un pensamiento tan radical?

Sin embargo, si le preguntás a cualquiera que esté involucrado en el Tango apasionadamente, que es la única forma de involucrarse en él, esa va a ser la respuesta.

Esta actitud en relación con el Tango está fundada en el hecho de que el Tango te proporciona satisfacción, abriéndote a la posibilidad de hacer de tu vida una obra de arte.

El Tango se manifiesta de diversas maneras: es un baile de espectáculo concebido como algo para entretener a una audiencia, pero también un baile social, cuyos participantes le dedican su vida entera; es un género musical particular, y es también poesía, letras de tangos, palabras, “chamuyo”.

Esas palabras son esenciales para conocer al Tango en todos sus aspectos relevantes. Enrique Santos Discépolo, autor de muchos tangos esenciales, declaró que "el Tango es un pensamiento triste que se baila".

Cada palabra en esta frase exige explicaciones que nunca agotarán su significado. Entonces, ¿qué tipo de "pensamiento triste" es el Tango?

Es mirar al pasado con los sentimientos de lo que se fue y darse cuenta de lo poco que nos queda para irnos nosotros mismos también.

“Jamás retornarás”

“Cuando dijo adiós, quise llorar…
Luego sin su amor, quise gritar…
Todos los ensueños que albergó mi corazón
(toda mi ilusión),
cayeron a pedazos.
Pronto volveré, dijo al partir.
Loco la esperé… ¡Pobre de mí!
Y hoy, que tanto tiempo ha transcurrido sin volver,
siento que he perdido su querer.

Jamás retornarás…
lo dice el alma mía,
y en esta soledad
te nombro noche y día.
¿Por qué, por qué te fuiste de mi lado
y tan cruel has destrozado
mi corazón?
Jamás retornarás…
lo dice el alma mía
y, aunque muriendo está,
te espera sin cesar.

Cuánto le imploré: vuelve, mi amor…
Cuánto la besé, ¡con qué fervor!
Algo me decía que jamás iba a volver,
que el anochecer
en mi alma se anidaba.
Pronto volveré, dijo al partir.
Mucho la esperé… ¡Pobre de mí!
Y hoy, que al fin comprendo
la penosa y cruel verdad,
siento que la vida se me va.”

Miguel Caló y Osmar Maderna, canta Raúl Berón.

Osmar Maderna, pianista, compositor y director de nuestro Tango.

La letra trata sobre el amor, sobre un corazón roto, una promesa incumplida y esperanzas insatisfechas. También es una visión de la vida desde la perspectiva de darse cuenta de que la vida, y todo lo que hay en ella, desaparece: "Y hoy, que al fin comprendo / la penosa y cruel verdad, / siento que la vida se me va".

¿Sabía Osmar Maderna, uno de los autores, que estaba destinado a morir, imprevistamente, a los 32 años, en un accidente?

Su corta vida fue febrilmente productiva: un virtuoso del piano, un compositor talentoso, un arreglador muy solicitado, un director exitoso, un gran amigo, un esposo amado, un aviador aficionado apasionado... Cuando salió de su casa, en Pehuajó, para comenzar su vida independiente como músico en la capital, le pidió a su hermano que les dijera a todos que se fue a comprar un bandoneón...

Blas Clemente Catrenau en la milonga mostrando su manera compadrita de bailar nuestro Tango.

¿Cómo no apasionarse con el Tango?

El Tango te ofrece un propósito:

Hacer que el mundo se embellezca, comenzando por vos mismo, ya que vos sos el lienzo más apropiado y a más a tu alcance para ser el campo experimental en el que puedas investigar tu comprensión de la belleza, antes de ofrecerla a otros y atreverte a ir más allá de vos mismo y hacer lo que quieras con el resultado de tus investigaciones, en el mundo en el que existís, un mundo ya poblado de significados que tienden a ser moldeados por prejuicios y malas interpretaciones, por la acumulación y superposición de significados, recibidos, heredados, impuestos por otros, o simplemente desarrollados por vos mismo para justificar algunas de tus creencias, esconder tus hipocresías y/o calmar tus ansiedades.

Vas a tener que poner a prueba tu creación, tu baile, tu estilo, y demostrar que le presentás al mundo algo nuevo que es más significativo que lo que ya existe.

Nosotros, milongueros, decidimos aceptar vivir en un mundo que reproduce el tipo de existencia descrito anteriormente, donde nuestra vida es posible no solo gracias a nuestra participación en la economía de nuestras sociedades, teniendo un trabajo como todos los demás, sino más allá de esta primaria satisfacción de nuestras necesidades elementales, EXISTIMOS de acuerdo con lo que es bello, con “compás y elegancia” (musicalidad y estética eficiencia energética), moldeando cada manifestación de nuestro ser-en-el-mundo-con-los-demás de acuerdo a proporciones que son las mismas que, aparentemente, vistas desde nuestra percepción humana, subyacen al universo.

Pitágoras, sabio de la antigua Grecia.

Pitágoras (495 a. C.), después de investigar qué notas sonaban agradables juntas, calculó las relaciones de frecuencia (o relaciones de longitud de cuerda con la misma tensión) y descubrió que tenían una relación matemática particular.

Se encontró que la octava es una relación 1/2, y lo que llamamos hoy una quinta es una relación 2/3.

Todas las notas de una escala musical se basan por proporciones.

la octava es una relación 1/2
y lo que llamamos hoy una quinta es una relación 2/3
Todas las notas de una escala musical se basan por proporciones.

Lo mismo que el ritmo y los silencios (pausas) pueden definirse a razón de proporciones:

Y las proporciones de nuestros cuerpos:

El hombre de Vitruvio de Leonardo

Las proporciones están en todas partes:

Proporciones de las nubes
Proporciones de un caracol
Proporciones de las galaxias

El artista utiliza esta conciencia de las proporciones como guía para crear.

La Gioconda

Y ahora, combiná todas estas proporciones con otro ser humano, que, siendo de la misma especie, también es diferente de vos.

  • Una de estas diferencias es que estemos sexuados.

    Ser sexuado está relacionado con nuestra mortalidad. Necesitamos esta dualidad para preservar nuestra especie. Y cuando las sensaciones crudas de nuestra sexualidad se desvanecen, solo el abrazo humano, más que nada, todavía puede satisfacer nuestra necesidad de consuelo frente al abismo del vacío infinito de la muerte, siempre enfrente nuestro.

  • ¡Qué gratificante es aprender sobre nuestros cuerpos, sobre nuestra existencia en el mundo, disciplinarnos y entrenarnos para extraer belleza de las profundidades de nuestras vidas! ¡Qué emocionante participar en tales aventuras en compañía de ese ser misterioso que es tan familiar y, sin embargo, tan extraño! Un ser que nos llama como lo harían las sirenas, con una voz que quita de nuestra percepción todos los demás indicios; que armonizará con esa música que, en su bravura, recuerda la trágica inevitabilidad de una tormenta que nos va a quitar todas nuestras posesiones superficiales y nos deja solo con nosotros mismos, deseando un abrazo.

  • El Banquete de Platón

    En "El banquete” de Platón, Aristófanes cuenta la leyenda de que el ser humano era, en sus orígenes, un ser doble, compuesto por dos entidades de lo que hoy es un cuerpo humano. Estas criaturas ofendieron a los dioses, por lo que estos decidieron cortarlos por la mitad. La primera reacción de estos seres fue abrazarse.

Escuela de Tango de Buenos Aires - Marcelo Solis

A los milongueros nos gusta decirle a quienes desdeñan al Tango:

"El Tango te espera”

Esta espera paciente es otra manifestación de su llamada, no una llamada que despierta nuestra curiosidad, como los sonidos de nuestros teléfonos celulares, siempre zumbando WhatsApp, Facebook, Instagram y mensajes de texto.

Es la llamada de un desafío, que no es fácil de responder, que no es “user friendly”, que te hace pensar, que te asusta y te aleja en la misma medida que (si pudiéramos cuantificarlo de alguna manera) la seducción y el atractivo con que se te aparece.

No te preocupes. ¡Es bueno tener ese sentimiento!

¡Significa que estás vivo!

Compartir
Twittear
Compartir
Pin
A %d blogueros les gusta esto: